Los factores que intervienen en el estado de nuestra salud bucodental son numerosos. Algunos no dependen de nosotros y son de carácter biológico o genético, como ocurre, por ejemplo, con la predisposición genética a padecer caries. Pero lo cierto es que hay una serie de factores que influyen considerablemente en el estado de nuestros dientes y dependen de nuestros propios hábitos. Así ocurre con la alimentación, la higiene bucal, la periodicidad con la que acudimos al dentista, etc.

Entre todas estas causas, hay algunas que son realmente determinantes, como sucede con el tabaquismo.

Las personas fumadoras cuentan con un mayor riesgo a padecer distintas enfermedades sistemáticas a causa de este hábito tan perjudicial, siendo la boca una de las partes del cuerpo más afectadas.

Si queremos lucir una sonrisa sana y perfecta, fumar debería ser una de las primeras acciones a evitar. El equipo de la Clínica GYA Dental desea informarte sobre los riesgos que conlleva el tabaquismo para tu salud bucodental:

  • Enfermedades gingivales: por todos es sabido que las sustancias a partir de las cuales se elabora un cigarro son realmente dañinas. Pero lo que no todo el mundo conoce es que estos componentes se acumulan con gran facilidad en el tejido periodontal, dañando nuestras encías gravemente.
  • Decoloración o manchas en la dentición: es uno de los síntomas más notorios entre los fumadores. Los dientes comienzan a adoptar un tono amarillento que podrá ser eliminado gracias a tratamientos de estética dental que recuperen la coloración ideal de las piezas dentales. Aunque para que los resultados sean idóneos, el paciente debería dejar el tabaco.
  • Complicaciones en el tratamiento de implantología oral: los pacientes fumadores que se realizan un implante dental tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones durante la recuperación y rechazar este elemento. Esto se debe al aumento del período de cicatrización en este tipo de pacientes y a los componentes presentes en el humo que dificultan la osteointegración.
  • Cáncer de boca: quienes fuman tienen una mayor predisposición a padecer esta enfermedad. En España, la incidencia es de 6 a 13 casos por cada 100.000 hombres, y de 1 a 2 casos por cada 100.000 mujeres.